Home | Intervención adultos |

La disociación y los trastornos disociativos.

¿De qué estamos hablando?

disociación

La disociación es un fenómeno psicológico que se da cuando se produce una desconexión entre funciones que deberían ir asociadas entre sí: recuerdos, sensaciones, percepciones, movimientos corporales, comportamiento, control motor o identidad. Esto se debe a una interrupción en la adecuada integración de la información relacionada con una experiencia, resultando en discontinuidades en la consciencia.

Una persona con disociación puede recordar un suceso altamente molesto pero no experimentar sentimientos al respecto. Esto es lo que llamamos “aplanamiento o embotamiento emocional”, y constituye uno de los síntomas del trastorno de estrés postraumático.

Las personas que presentan disociación pueden experimentar pensamientos y sentimientos que le son “ajenos”, que no identifican como propios y parecen salidos de la nada.  Pueden sentirse de repente intensamente deprimidos sin razón aparente y que pasado un tiempo se vaya sin saber tampoco el motivo.

disociación y partes de la psique

La disociación severa a menudo se manifiesta en alteraciones de la identidad, particularmente en la formación de diferentes partes de la personalidad. Se desarrollan diferentes partes de la personalidad para lidiar con aspectos del trauma o con el objetivo de funcionar en la vida diaria.

Existen cuatro formas principales de disociación que veremos a continuación. De ellas se derivan las cuatro categorías principales de trastornos disociativos según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5): Amnesia disociativa, Fuga disociativa,  Trastorno de identidad disociativa y  Trastorno de despersonalización.

Además, puede englobarse dentro de otros trastornos como el Trastorno de Estrés Postraumático, el Trastorno Límite de la Personalidad o el Trastorno de Pánico.

Despersonalización

despersonalización en disociación

La despersonalización es la sensación de estar fuera del propio cuerpo y observar las cosas de forma externa. También puede darse una sensación de que “este cuerpo no es el mío”, llegando a no reconocerse en la imagen que les ofrece el espejo.

Desrealización

desrealización en disociación
d

La desrealización es la sensación de que el mundo no es real. Algunas personas dicen que el mundo parece falso, borroso, como si lo vieran a través de un velo. Algunas personas describen ver el mundo como si estuvieran viendo una película.

Amnesia disociativa 

La amnesia disociativa se refiere a la incapacidad de recordar información personal importante que no se puede explicar por el olvido normal. Generalmente la información perdida es de naturaleza traumática, y puede accederse a ella en otros estados de la consciencia (bajo hipnosis, en sueños o flashcbacks, mediante otras “partes” de su personalidad, etc.). Esto suele ocurrir porque la experiencia vivida fue tan traumática que la persona se disoció para poder sobrevivir a ella.

La mayoría de las veces la amnesia afecta a un evento importante, como un abuso, un suceso traumático o un intervalo de tiempo que puede ir desde unos minutos a años enteros. Otras veces ocurre la llamada “fuga disociativa”, donde la persona puede recorrer largas distancias sin ser consciente de ello y de repente recobrar la lucidez, sintiéndose desorientadas y sin saber cómo ha llegado hasta allí.

perderse

Pero lo más común es que se produzcan “microamnesisas” que impiden recordar el contenido de una discusión que se está teniendo en el momento, por más que la persona trate de recuperar esa información de su memoria. Estas personas suelen esforzarse por disimular para que la otra persona no se de cuenta de que no tiene ni idea de lo que acaba de decir.

Confusión y Alteración de la Identidad

personalidad múltiple disociación

La confusión de identidad se produce cuando la persona presenta cambios bruscos en su forma de ser ante diferentes estímulos. Su identidad está formada por partes que la componen, y que presentan una conducta y una forma de relacionarse con los demás diferente. Además puede existir un grado variable de amnesia y desconexión entre la actividad de cada “parte”. Suele haber una personalidad principal que no es consciente de la existencia de las otras partes disociadas.

Por ejemplo, una persona puede en un momento determinado llevar a cabo conductas que en otras ocasiones le provocarían rechazo, como conducir temerariamente o consumir drogas. O puede de repente cambiar de una personalidad a otra, y al hacerlo encontrarse confusa y preguntar quiénes somos y qué hace ahí. Incluso, algunas de estas partes tendrán una identidad de un periodo de tiempo anterior, pudiendo comportarse como niños pequeños.

Estados unidos de tara
Los Estados Unidos de Tara es una serie que trata de la vida de una mujer con Trastorno de Identidad Múltiple.

Sin embargo, lo más común es encontrarnos con formas más sutiles de alteración de la identidad. Como cuando una persona cambia su repertorio de expresiones faciales, lenguaje y tono de voz en diferentes ocasiones.

¿Cuál es la causa de la disociación y los trastornos disociativos?

La disociación se produce por una combinación de factores ambientales y biológicos. Generalmente, el abuso físico y/o sexual repetitivo en la niñez y otras formas de trauma están asociados con el desarrollo de trastornos disociativos. La disociación también puede ocurrir cuando ha habido negligencia severa, abuso emocional, o estilos parentales marcados por el temor, la impredecibilidad o las contradicciones constantes.

En esas circunstancias de trauma infantil crónico y severo podría considerarse adaptativo disociarse para así reducir la angustia y conseguir sobrevivir sin desbordar las propias capacidades de afrontamiento. Sin embargo, esta tendencia a disociarse puede continuar en la vida adulta, resultando una estrategia automática que se activa ante situaciones asociadas de alguna forma al trauma, pero que no son necesariamente peligrosas.

Estas personas tuvieron pocas oportunidades para aprender a regular sus emociones durante su infancia. Es por esto que luego presentan dificultades para tolerar y regular experiencias emocionales intensas a lo largo de su vida. De esta forma, la despersonalización, la desrealización, la amnesia y la confusión de identidad se pueden considerar como esfuerzos de autorregulación cuando falla la regulación afectiva.

Déjanos tu comentario

Home | Intervención adultos |

La disociación y los trastornos disociativos.

¿De qué estamos hablando?

disociación

La disociación es un fenómeno psicológico que se da cuando se produce una desconexión entre funciones que deberían ir asociadas entre sí: recuerdos, sensaciones, percepciones, movimientos corporales, comportamiento, control motor o identidad. Esto se debe a una interrupción en la adecuada integración de la información relacionada con una experiencia, resultando en discontinuidades en la consciencia.

Una persona con disociación puede recordar un suceso altamente molesto pero no experimentar sentimientos al respecto. Esto es lo que llamamos “aplanamiento o embotamiento emocional”, y constituye uno de los síntomas del trastorno de estrés postraumático.

Las personas que presentan disociación pueden experimentar pensamientos y sentimientos que le son “ajenos”, que no identifican como propios y parecen salidos de la nada.  Pueden sentirse de repente intensamente deprimidos sin razón aparente y que pasado un tiempo se vaya sin saber tampoco el motivo.

disociación y partes de la psique

La disociación severa a menudo se manifiesta en alteraciones de la identidad, particularmente en la formación de diferentes partes de la personalidad. Se desarrollan diferentes partes de la personalidad para lidiar con aspectos del trauma o con el objetivo de funcionar en la vida diaria.

Existen cuatro formas principales de disociación que veremos a continuación. De ellas se derivan las cuatro categorías principales de trastornos disociativos según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5): Amnesia disociativa, Fuga disociativa,  Trastorno de identidad disociativa y  Trastorno de despersonalización.

Además, puede englobarse dentro de otros trastornos como el Trastorno de Estrés Postraumático, el Trastorno Límite de la Personalidad o el Trastorno de Pánico.

Despersonalización

despersonalización en disociación

La despersonalización es la sensación de estar fuera del propio cuerpo y observar las cosas de forma externa. También puede darse una sensación de que “este cuerpo no es el mío”, llegando a no reconocerse en la imagen que les ofrece el espejo.

Desrealización

desrealización en disociación
d

La desrealización es la sensación de que el mundo no es real. Algunas personas dicen que el mundo parece falso, borroso, como si lo vieran a través de un velo. Algunas personas describen ver el mundo como si estuvieran viendo una película.

Amnesia disociativa 

La amnesia disociativa se refiere a la incapacidad de recordar información personal importante que no se puede explicar por el olvido normal. Generalmente la información perdida es de naturaleza traumática, y puede accederse a ella en otros estados de la consciencia (bajo hipnosis, en sueños o flashcbacks, mediante otras “partes” de su personalidad, etc.). Esto suele ocurrir porque la experiencia vivida fue tan traumática que la persona se disoció para poder sobrevivir a ella.

La mayoría de las veces la amnesia afecta a un evento importante, como un abuso, un suceso traumático o un intervalo de tiempo que puede ir desde unos minutos a años enteros. Otras veces ocurre la llamada “fuga disociativa”, donde la persona puede recorrer largas distancias sin ser consciente de ello y de repente recobrar la lucidez, sintiéndose desorientadas y sin saber cómo ha llegado hasta allí.

perderse

Pero lo más común es que se produzcan “microamnesisas” que impiden recordar el contenido de una discusión que se está teniendo en el momento, por más que la persona trate de recuperar esa información de su memoria. Estas personas suelen esforzarse por disimular para que la otra persona no se de cuenta de que no tiene ni idea de lo que acaba de decir.

Confusión y Alteración de la Identidad

personalidad múltiple disociación

La confusión de identidad se produce cuando la persona presenta cambios bruscos en su forma de ser ante diferentes estímulos. Su identidad está formada por partes que la componen, y que presentan una conducta y una forma de relacionarse con los demás diferente. Además puede existir un grado variable de amnesia y desconexión entre la actividad de cada “parte”. Suele haber una personalidad principal que no es consciente de la existencia de las otras partes disociadas.

Por ejemplo, una persona puede en un momento determinado llevar a cabo conductas que en otras ocasiones le provocarían rechazo, como conducir temerariamente o consumir drogas. O puede de repente cambiar de una personalidad a otra, y al hacerlo encontrarse confusa y preguntar quiénes somos y qué hace ahí. Incluso, algunas de estas partes tendrán una identidad de un periodo de tiempo anterior, pudiendo comportarse como niños pequeños.

Estados unidos de tara

La disociación se produce por una combinación de factores ambientales y biológicos. Generalmente, el abuso físico y/o sexual repetitivo en la niñez y otras formas de trauma están asociados con el desarrollo de trastornos disociativos. La disociación también puede ocurrir cuando ha habido negligencia severa, abuso emocional, o estilos parentales marcados por el temor, la impredecibilidad o las contradicciones constantes.

La disociación se produce por una combinación de factores ambientales y biológicos. Generalmente, el abuso físico y/o sexual repetitivo en la niñez y otras formas de trauma están asociados con el desarrollo de trastornos disociativos. La disociación también puede ocurrir cuando ha habido negligencia severa, abuso emocional, o estilos parentales marcados por el temor, la impredecibilidad o las contradicciones constantes.e

Sin embargo, lo más común es encontrarnos con formas más sutiles de alteración de la identidad. Como cuando una persona cambia su repertorio de expresiones faciales, lenguaje y tono de voz en diferentes ocasiones.

¿Cuál es la causa de la disociación y los trastornos disociativos?

La disociación se produce por una combinación de factores ambientales y biológicos. Generalmente, el abuso físico y/o sexual repetitivo en la niñez y otras formas de trauma están asociados con el desarrollo de trastornos disociativos. La disociación también puede ocurrir cuando ha habido negligencia severa, abuso emocional, o estilos parentales marcados por el temor, la impredecibilidad o las contradicciones constantes.

En esas circunstancias de trauma infantil crónico y severo podría considerarse adaptativo disociarse para así reducir la angustia y conseguir sobrevivir sin desbordar las propias capacidades de afrontamiento. Sin embargo, esta tendencia a disociarse puede continuar en la vida adulta, resultando una estrategia automática que se activa ante situaciones asociadas de alguna forma al trauma, pero que no son necesariamente peligrosas.

Estas personas tuvieron pocas oportunidades para aprender a regular sus emociones durante su infancia. Es por esto que luego presentan dificultades para tolerar y regular experiencias emocionales intensas a lo largo de su vida. De esta forma, la despersonalización, la desrealización, la amnesia y la confusión de identidad se pueden considerar como esfuerzos de autorregulación cuando falla la regulación afectiva.

Déjanos tu comentario