Home | Intervención infantil | Intervención familiar | Intervención adultos | Intervención adolescentes | Asperger |

¿Qué es el Síndrome de Asperger?

El Síndrome de Asperger se incluye, en le DSM-5, en la categoría de Trastornos del Espectro Autista (TEA). Estos son considerados trastornos del neurodesarrollo sin estar asociados a una discapacidad intelectual.

Características del Síndrome de Asperger

A continuación, explicamos algunas de las características mas relevantes de las personas con este síndrome:

  • Dificultades y peculiaridades en la manera de comunicarse con su entorno social más próximo.
  • Patrones restringidos y estereotipados de comportamiento.
  • Intereses específicos.
  • Especificidad a la hora de entender el lenguaje y su pragmática.
  • Organizados y rutinarios.
  • Rigidez mental e inflexibilidad para adaptarse a situaciones cambiantes.
  • En ocasiones, altamente sensibles.

Algunos aspectos a tener en cuenta

Primeramente es importante entender que las personas afectadas con este síndrome necesitan ser entendidos/as más allá de su trastorno. Para ellos/as supone interpretar la realidad y vivirla siguiendo sus propios patrones de procesamiento y siguiendo su manera única de relacionarse con el medio. 

Es por esto que la intervención no tendrá como objetivo forzar a estas personas a que encajen en la manera normativa de ver y vivir las relaciones, las rutinas y en la forma de interpretar el mundo. La intervención ira destinada hacia la adaptación, el entendimiento y la inclusión.

Estas son algunas pautas a tener en cuenta a la hora de relacionarnos con personas con este síndrome:

  • Ser claros y concisos a la hora de comunicarnos.
  • Evitar dobles sentidos y leguaje figurado/simbólico.
  • Minimizar los cambios de rutina de ultima hora. Cuidar la organización en el trascurrir del día a día.
  • Anticipar estas cambios de rutina repentinos e informarles.
  • En la intervención escolar, apostar por un enfoque mas individualizado atendiendo a las características de la persona.
  • Hacer un trabajo de comprensión e inclusión de las necesidades de esta persona en el grupo de iguales.
  • Dotar a las familias de recursos, información y asesoramiento para hacer frente a los distintos hitos evolutivos, con el fin ultimo de generar la máxima autonomía posible.
  • Atender a sus desmandas sociales, desde su visión y perspectiva.
  • Intentar evitar imposiciones y patrones normativos sociales.
  • Cuidar el contextos sensitivo. Algunas personas con Asperger son altamente sensibles a determinados estímulos.
  • Trabajar para potenciar al máximo la inclusión.
  • Potenciar las capacidades y habilidades de la persona.

En definitiva, entender el Síndrome de Asperger tiene un carácter cultural y educacional. La sociedad debe comprender que en la diferencia no radica el trastorno.

Déjanos tu comentario