Home | Intervención adolescentes |

Tecnoadicción o adicción a la tecnología

Prevenir la adicción a la tecnología

Como ya sabemos, la adicción a la tecnología es un problema creciente en nuestra sociedad. Principalmente el uso de teléfonos inteligentes, visitas a Internet ilimitadas de tiempo, mucha televisión, abusar de los videojuegos.

Este tipo de adicción es un nuevo mal para esta era. Aunque nos gustaría no ser negativos con ella y ofreceros algunas pautas para prevenir esta nueva adicción. Van dirigidas a padres, ya que parece que los menores de edad son los más propensos a sufrir este tipo de adicción a la tecnología a pesar de que los adultos tienden a ello también.

La tecnoadicción o adicción a la tecnología es un mal que cada vez afecta a más jóvenes y adultos
La tecnoadicción o adicción a la tecnología es un mal que cada vez afecta a más jóvenes y adultos

Dicho esto, te dejamos con algunos consejos:

Tus hijos se fijan en ti. Trata de comportarte con las nuevas tecnologías tal y como deseas que lo haga tu hijo. Por ejemplo, en la mesa no se come con los móviles ni con las tabletas encima. Pensad que la mesa es un momento social, en el que compartimos, nos comunicamos y contamos lo que nos ha sucedido durante el día.

Cuando conduces, la atención lo es todo. Sabemos las desgracias que ocurren al volante cuando tenemos el móvil en la mano. Si hablas por el móvil o piensas que “es sólo un segundo” les estás enseñando a priorizar mal. Estás dándole más importancia a un mensaje o una llamada por encima de su propia seguridad y de la tuya. Sin duda, les estás transmitiendo que no pasa nada saltarse las reglas si la razón es atender el teléfono o cualquier otra notificación.

Limita el uso del ordenador, juegos y móvil. Los jóvenes no calibran bien el tiempo que deben emplear en aquello que les gusta hacer. Ellos nacen sin límites a la espera de que sean los adultos quienes se los marquen. Por eso, si les enseñamos la hora de dormir, rutinas de estudio, y tareas de casa entre otras, también debemos enseñarles que existe un límite horario para relacionarse con las nuevas tecnologías. Por supuesto este horario deberá ser coherente con la edad de nuestro hijo, con el cumplimiento de sus obligaciones, y sus necesidades particulares.

Igual que inculcamos en nuestros hijos una rutina para la comida, los estudios, dormir o asearse, también debemos hacerlo con el tiempo de ocio.
Igual que inculcamos en nuestros hijos una rutina para la comida, los estudios, dormir o asearse, también debemos hacerlo con el tiempo de ocio.

Qué importante es enseñar a gestionar el tiempo. Que nuestros hijos consigan un equilibrio entre todas sus actividades: el deporte, sus relaciones sociales, la lectura, sus obligaciones y el uso de las nuevas tecnologías. Si aprenden a organizarse, tendrán tiempo para todo. Y cada una de estas actividades enriquecen su vida.

Inculca los valores del trabajo y esfuerzo. No les eduques para que lo tengan todo sin nada a cambio. Enséñales que no hay recompensa sin esfuerzo. No merecen recompensas, ventajas ni caprichos si no cumplen con sus obligaciones.

Trabaja con ellos las habilidades sociales desde pequeños y frecuenta ambientes en los que puedan relacionarse directamente con los amigos. Llévalos al parque y a hacer deporte, de tal forma que aprendan a convivir, compartir y respetar a sus amigos.

Desde pequeños debemos llevarles a lugares donde puedan desarrollar habilidades sociales.
Desde pequeños debemos llevarles a lugares donde puedan desarrollar habilidades sociales.

Por supuesto, no hay que olvidar, que una vida sana implica necesariamente una vida social sana, paciente y comprensiva.

Los valores siempre serán el mejor arma que puedan poseer nuestros hijos.

Déjanos tu comentario